Más allá del pensamiento

El Ojo de Horus se compone de seis símbolos, cada uno representa uno de los sentidos. Al igual que el sistema védico antiguo, el pensamiento se considera un sentido.
Los pensamientos se perciben simultáneamente como sensaciones que se experimentan en el cuerpo, surgen de la misma fuente vibratoria. El pensamiento es simplemente una herramienta, uno de los 6 sentidos, pero lo hemos llevado a un estado tan elevado que nos identificamos con nuestros pensamientos. El hecho de que no identificamos el pensamiento como uno de los seis sentidos, es muy significativo; estamos tan inmersos en nuestros pensamientos, que tratar de explicar el pensamiento como un sentido es como explicarle a un pez el agua. ¿Agua? ¿Qué agua?

“No lo que la mente puede pensar, sino por lo cual la mente puede pensar. Toma conciencia de eso para ser Brahma el eterno y no lo que la gente aquí adora.” Upanishads

La mayor parte del tiempo lo entendemos al revés: estamos permitiendo constantemente que las ideas sobre el mundo exterior conformen nuestras redes neuronales, pero nuestra ecuanimidad interior no tiene que estar supeditada a acontecimientos externos. Las circunstancias no importan, sólo mi estado de conciencia importa.

El gozo es la energía que responde a la calma. Surge al vaciar la conciencia de todo contenido. El contenido de esta energía de gozo producto de la calma, es la conciencia.
Una nueva conciencia del corazón.
Una conciencia conectada a todo lo que es…

“Nunca puedes cambiar las cosas luchando contra la realidad existente.
Para cambiar algo, construye un modelo nuevo que convierta al existente en obsoleto.”

Buckminster Fuller

Nebula Draconis

Mundos Internos, Mundos Externos. 4ª parte – Más allá del pensamiento
(Inner Worlds, Outer Worlds. Part 4 – Beyond Thinking)
Daniel Schmidt

29 min
2012

La vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Vivimos nuestras vidas buscando la felicidad “allá afuera” como si fuera una mercancía. Nos hemos convertido en esclavos de nuestros propios deseos y anhelos.

La felicidad no es algo que pueda ser perseguido o comprado como un traje barato. Esto es Maya, ilusión, el juego interminable de la forma.

En la tradición budista, Samsara, o el ciclo interminable del sufrimiento, se perpetúa por el deseo de placer y la aversión al dolor. Freud se refirió a esto como el “principio del placer”. Todo lo que hacemos, es un intento de crear placer, para obtener algo que deseamos o para evitar algo que no es deseable, que no queremos.

Incluso un organismo…

Ver la entrada original 2.650 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Como Meditar, Métodos de Meditación, Meditaciones Guiadas, Para que Meditar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s